Telefónica retira el arbitraje contra México en el que pedía más de 1,000 millones
JPEG - 33 kb

Telefónica retira el arbitraje contra México en el que pedía más de 1,000 millones

Telefónica y el Gobierno de México han puesto fin al procedimiento de arbitraje que les enfrentaba desde hace más de seis años y por el que la compañía de telecomunicaciones reclamaba el pago de compensaciones estimadas en el sector por 1,017 millones de dólares.

Según ha podido saber El Economista, el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) informó el pasado 20 de febrero a las dos partes en conflicto sobre el fin del procedimiento de mediación ante el acuerdo logrado entre Telefónica y México. Este periódico no ha tenido acceso a las posibles contraprestaciones pactadas por las partes ni a los detalles que han permitido dirimir las diferencias. Según indican fuentes de Telefónica, el grupo ya informó en su última memoria, publicada el pasado febrero, que "en enero de 2018 se presentó ante el Tribunal Arbitral el desistimiento conjunto de ambas partes, solicitando al Tribunal la finalización del arbitraje, que será acordada a lo largo de las próximas semanas".

La controversia entre Telefónica y México se remonta a marzo de 2012, cuando la compañía de telecomunicaciones acudió al Ciadi para defenderse ante el agravio provocado por una rebaja de las tarifas de interconexión que el operador consideraba lesiva para sus intereses. A grandes rasgos, el Gobierno mexicano decretó un recorte considerable del precio que el grupo español cobraba a sus rivales por el uso que realizaban de sus redes de telefonía móvil. Además, el Ejecutivo azteca obligó a Telefónica a compensar a sus competidores de forma retroactiva para así compensar la diferencia entre los ingresos satisfechos y los que debería haber recibido, según el criterio del Gobierno que entonces presidía Felipe Calderón.

Dicha medida regulatoria impactó en las cuentas de la filial mexicana y desde aquel año se incluyó entre contingencias judiciales por resolver. Desde el primer momento, los abogados de Telefónica defendieron ante el Banco Mundial la arbitrariedad de una medida que ponía en riesgo el retorno de las inversiones en aquel país. Según las fuentes consultadas, la normativa que inicialmente pretendía rebajar la factura del móvil para los mexicanos solo sirvió para que los rivales de Telefónica recibieran unos pagos multimillonarios, sin que ello finalmente favoreciera a los consumidores. El arbitraje se congeló en marzo de 2016 por seis meses, y después se prorrogó por otro semestre.

En ambos casos, el objetivo final era firmar una paz que se hizo esperar otros dos años más, hasta hace apenas unas semanas. José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, ya reconoció las dificultades del mercado mexicano y la insatisfacción por no obtener los resultados esperados en aquel país. Pese a ello, ÁlvarezPallete renovará las frecuencias cuya vigencia llegará a su fin a lo largo de este año.

source: Economía Hoy