España pierde su décimo arbitraje por las renovables y la factura sube a 750M

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

JPEG - 207 KB

El Confidencial | 6 de agosto 2019

España pierde su décimo arbitraje por las renovables y la factura sube a 750M

por Juan Cruz Peña, Álvaro G. Zarzalejos

Nuevo varapalo para España a cuenta de los recortes a las renovables. El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), la corte arbitral del Banco Mundial, ha dictado un laudo en el que condena a España a indemnizar con 41 millones de euros a SolEs Badajoz, una sociedad de origen alemán.

La demanda fue registrada en 2015 y se ha resuelto en los últimos días con un nuevo fallo condenatorio para España, que también se tendrá que hacer cargo del pago de unas costas que se elevan a 357.000 euros. SolEs, que ha estado asesorado por los despachos de abogados Pérez-Llorca y Orrick Herrington & Sutcliffe, invocó en su demanda el Tratado sobre la Carta de la Energía y reclamó que tenía una garantía de 25 años por el régimen especial de tarifas. Dado que España cambió el marco regulatorio con el recorte de las primas, la empresa dejó de obtener esa proyección de beneficios futuros.

Aunque en total el Ciadi ha reconocido a SolEs Badajoz una indemnización de 41 millones de euros, el tribunal ha estimado menos de la mitad de la reclamación inicial, que ascendía a 97,7 millones de euros.

El pleito, que se ha extendido durante un total de cuatro años, ha estado pilotado por un tribunal que ha cambiado prácticamente entera su composición desde que fue constituido. Inicialmente, el panel de árbitros estaba compuesto por el americano Jean Donoghue, el búlgaro Stanimir Alexandrov y la francesa Anna Joubin-Breat.

En septiembre de 2018, España pidió que Alexandrov no formase parte del tribunal tras alegar que mantenía una relación muy cercana con Brattle Group, una consultora con la que trabajaba SolEs. Un mes después, Alexandrov y Breat dejaron el tribunal. Según consta en la documentación del caso, el americano Jonathan Schiller fue designado como uno de los sustitutos, pero apenas duró cinco días.

Finalmente, SolES eligió al neozelandés David A.R. Williams y España al italiano Giorgio Sacerdoti para recomponer el panel presidido por Donoghue, el único que se ha mantenido desde el principio del proceso.

Con la victoria de SolES, España ya acumula una decena de laudos arbitrales condenatorios que entre todos suman una factura que supera la friolera de 700 millones de euros. Además de SolEs, los inversores que por ahora han ganado a España son Nextera (290 millones), Antin (101 millones), Masdar (64,5 millones), Eiser (128 millones), Novenergia (53,3 millones), 9REN (41,7 millones), Greentech (39 millones) y Demeter y Cube (33 millones), si bien en esta última la indemnización de la parte fotovoltaica es de menos de tres millones —el resto fue por recorte en plantas hidráulicas—. En total, el montante a pagar asciende a 750,5 millones de euros.

Los laudos arbitrales están ahora mismo en una segunda fase. Todos los que han logrado que se les reconozca una indemnización tratan de ejecutar sus laudos en Estados Unidos. Sin embargo, el Reino de España, con la Abogacía del Estado y despachos especializados en dicha jurisdicción, trata de anular estas ejecuciones. En este sentido, la Comisión Europea se sitúa del lado de España. Su argumento es que los arbitrajes al amparo de la Carta de la Energía no son válidos, ya que debería regir el derecho comunitario al tratarse de inversores dentro de la Unión Europea. Por ahora, los tribunales arbitrales rechazan este argumento.

Fuente: El Confidencial