Hungría torpedea a España en los arbitrajes renovables al aliarse con los fondos en EEUU
JPEG - 320.5 kb

El Confidencial | 25 de octubre, 2019

Hungría torpedea a España en los arbitrajes renovables al aliarse con los fondos en EEUU

por Rafael Méndez

España se ha encontrado con un rival inesperado en los arbitrajes internacionales por los recortes a las renovables. A los fondos de inversión que pleitean en juzgados de EEUU para ejecutar los laudos que suman ya más de 750 millones, se ha sumado el Grupo MOL, una eléctrica de la que Hungría conserva el 25%. Esta empresa va contra España porque cree que si España gana, le perjudicaría en un pleito de 1.000 millones que mantiene contra el Estado de Croacia. Viktor Orbán se desmarca de la Comisión Europea, que en los mismos juzgados apoya a España.

No hay un asunto en el mundo que junte política internacional, derecho, energía e inversión como el alud de demandas contra España por parte de inversores internacionales. Estos inversores plantearon decenas de arbitrajes ante el Ciadi del Banco Mundial amparados en el Tratado de la Energía. Ese tratado, de principios de los años noventa, garantizaba la inversión en materia de energía, y los fondos consideran que España lo vulneró con los distintos recortes de las primas de las renovables. Hay 7.500 millones en reclamaciones y los árbitros han fallado mayoritariamente contra España en una decena de casos. España intenta demorar los pagos y por eso los inversores abrieron procedimientos en juzgados de EEUU para exigir ya la ejecución de los laudos.

La Comisión Europea y el Tribunal de Justicia de la Unión están con España. Consideran, tras un fallo del tribunal comunitario (el caso Achmea), que entre Estados miembros de la UE no se puede acudir a estos arbitrajes. Según ese fallo, cuando la disputa es entre un inversor de la UE y un país comunitario, tiene que acudir a la Justicia europea. Los fondos que invirtieron en renovables en España tienen formalmente sede en Luxemburgo y Holanda, aunque la inversión sea extracomunitaria, así que estarían afectados por ese fallo. En los tribunales de EEUU, la Comisión Europea se ha presentado como ’amicus curiae’, un tercero que se suma el procedimiento, en este caso para apoyar a España.

Pero en uno de los casos, el de Novenergia, hay un nuevo invitado. En el tribunal de EEUU que dirime si se puede ejecutar el laudo de la Cámara de Comercio de Estocolmo que obligaba a España a indemnizar con 53 millones al fondo por los recortes en renovables, se ha presentado la empresa húngara MOL, de la que el Estado tiene el 25%. Lo hizo el pasado septiembre y a favor del fondo de inversión, y lo previsible es que lo haga en otros procedimientos, según fuentes del sector.

MOL explica en su escrito, al que ha tenido acceso este diario, que es la segunda empresa de Europa Central y Oriental. Desde 2013, MOL y Croacia están enfrentados en dos arbitrajes internacionales. En el Ciadi del Banco Mundial, MOL reclama casi 1.000 millones de euros por daños a Croacia por frenar inversiones y esgrime el Tratado de la Energía. A su vez, en Uncitral, la sede de la ONU, Croacia alega que los acuerdos que en 2009 dieron a MOL el control sobre su empresa eléctrica pública eran nulos porque había sobornado al entonces primer ministro croata, Ivo Sanader.

En su escrito al tribunal de EEUU, Hungría defiende la postura contraria que España. Quiere que se quede la jurisdicción internacional. "Sin acceso a un arbitraje internacional imparcial, MOL estaría obligada a hacer sus reclamaciones por el Tratado de la Energía contra Croacia en los tribunales de ese país". "Las consecuencias prácticas de aceptar la postura de España serían catastróficas. Extender el caso de Achmea al mecanismo de arbitrajes de la Carta de la Energía no solo sería erróneo desde el punto de vista de la ley de EEUU y la UE. Afectaría a miles de millones de reclamaciones del tratado pendientes y supondría de miles de millones de dólares en laudos".

A su vez, España ha logrado en los tribunales suecos suspender el laudo de la Cámara de Comercio de Estocolmo (SCC) sobre Novenergia. El Tratado de la Energía incluye tres sedes para dirimir estas disputados, el Ciadi, Uncitral y SCC, y los inversores se han decantado mayoritariamente por ir al Ciadi, con sede en EEUU. España está intentando anular los laudos en el Ciadi, al menos una forma de ganar tiempo. Mientras, los fondos reclaman en los tribunales de Estados Unidos la ejecución, algo que amenaza con acabar en un embargo de bienes de España en el exterior.

El sistema de arbitrajes, al margen de la Justicia ordinaria, es el defendido tradicionalmente por EEUU, mientras que los países de la UE prefieren la Justicia ordinaria. Que una empresa con acciones del Gobierno húngaro apoye los arbitrajes antes que al tribunal de la UE también tiene implicaciones en la política europea. Viktor Orbán, el primer ministro húngaro, lidera el Grupo Visegrado, el referente de Vox y un grupo de países nacionalistas y que representa un dolor de cabeza para la Comisión al atacar valores europeos más básicos.

source: El Confidencial