Indra notifica al Ecuador intención de arbitraje internacional
JPEG - 30.5 kb

Indra notifica al Ecuador intención de arbitraje internacional

Por La República | 27-3-18

La empresa española Indra, una de las principales compañías globales de consultoría y tecnología, ha notificado al Ecuador su intención de iniciar un proceso de arbitraje internacional basado en el Tratado Bilateral de Protección de Inversiones entre España y Ecuador, tras la sentencia desfavorable en la demanda contra la Contraloría, en la que la compañía asegura haber demostrado que cumplió con los términos y condiciones de un contrato celebrado con el Consejo de la Judicatura.

Indra fue contratada por el Consejo de la Judicatura en 2011 para implementar un sistema de información judicial, denominado “Justicia 2.0”, por US$ 23’760.000. El programa fue entregado a satisfacción del Consejo de la Judicatura, con lo que el sistema Justicia 2.0 entró en funcionamiento y uso.

Sin embargo, posteriormente, la Contraloría General de Estado efectuó un examen especial al contrato y emitió una glosa por US$ 23’760.000,00 (igual al valor total del contrato), por supuesta responsabilidad civil culposa de Indra, derivada de un supuesto incumplimiento del objeto del contrato al no haber implantado el sistema en todo el territorio nacional. Indra alega que dicha implantación no fue acordada en el contrato, lo que implica que la Contraloría General del Estado le dio un alcance distinto al contrato, contrario a lo que tanto Indra como el Consejo de la Judicatura habían acordado.

Indra impugnó este acto administrativo en 2015 ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo. No obstante y con base en esta glosa, el Consejo de la Judicatura inició en febrero de 2016 un segundo proceso en que demandó a Indra para que se le condene al pago de perjuicios. La cuantía está fijada entre un máximo de US$ 8’240.000,00 y un mínimo de US$ 6’240.000 adicionales a la glosa. Según Indra, el Consejo de la Judicatura desconoce en este proceder su previa aceptación del sistema e inicia una acción que duplica la supuesta responsabilidad de la compañía.

Según Indra, la auditoría de la Contraloría, así como los dos procesos judiciales se caracterizaron por sus irregularidades, entre otras, el súbito e ilegal cambio de jueces sin justificación ni sorteo, la negativa del Consejo de la Judicatura a que se practiquen pruebas, así como la falta de entrega de información, de divulgación de información relevante y omisión de valoración de pruebas, lo que desde el punto de vista de Indra, la ha llevado a la indefensión, “dentro de un plano de evidente inseguridad jurídica”. (I)

source: La República