Ecuador mantendrá procesos contra Chevron, pese a fallo de EEUU
JPEG - 16.5 KB
Fajardo reiteró que Ecuador apelará ante la Corte Suprema de los Estados Unidos

Prensa Latina | 9 de agosto del 2016

Ecuador mantendrá procesos contra Chevron, pese a fallo de EEUU

Por Sinay Cespedes Moreno

Quito, 9 ago (PL) Ecuador mantendrá acciones legales contra la petrolera Chevron en otros países, pese al fallo de un Tribunal Federal de Apelaciones de Estados Unidos a favor de la transnacional, aseguró Pablo Fajardo, abogado que representa a los afectados ecuatorianos.

"La decisión de la corte no influye en las acciones de ejecución de los procesos planteados en las cortes canadiense, brasilera y argentina y en las próximas que hagamos", aseguró el jurista.

Fajardo rechazó la determinación, divulgada la víspera, sobre la causa en disputa por los daños ocasionados por la empresa del país norteño a comunidades amazónicas ecuatorianas.

El dictamen ratifica una sentencia emitida en 2014 por el juez Lewis Kaplan, quien coincidentemente tiene vínculos financieros con Chevron, que rechaza la multa de nueve mil 500 millones de dólares impuesta a la empresa en 2011 por el Tribunal Provincial de Sucumbíos.

Una serie de datos, divulgados por varios medios de prensa meses después del fallo de 2014, revelaron que Kaplan tiene acciones en al menos tres fondos de JP Morgan, empresa financiera con participaciones significativas en compañías de aceites y gas, las cuales incluyen acciones y bonos en poder de la petrolera estadounidense.

"Este fallo judicial deja mucho que desear. Hemos presentado pruebas contundentes que demuestran que la sentencia de la corte ecuatoriana es legítima", ratificó en declaraciones a la Radio Pública de Ecuador.

Según el laudo de la corte del Segundo Circuito, los demandantes no podrán cobrar la millonaria sentencia determinada por la justicia de Ecuador, reiteró el representante legal.

"Es lamentable que el segundo circuito no haya contemplado las pruebas suficientes que existen en el proceso sobre los hechos de fraude de Chevron", afirmó.

No obstante, reiteró que Ecuador apelará ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Representantes de la Unión de Afectados por Chevron-Texaco en la Amazonía ecuatoriana ratificaron que no "dejaran de luchar" hasta conseguir que la petrolera pague la indemnización.

En varias ocasiones el presidente, Rafael Correa, describió a Chevron como una empresa corrupta y corruptora, que contaminó a la Amazonía ecuatoriana y solo intenta desprestigiar al gobierno para eludir toda la responsabilidad en ese crimen.

Justo el sábado pasado, el dignatario rechazó la difusión de mentiras en contra de su gobierno relacionadas con el pleito del Estado ecuatoriano con la petrolera, que antecede al actual Ejecutivo.

Según explicó, el proceso judicial de la transnacional contra Ecuador comenzó antes de su administración, en la década de 1990 cuando Texaco -comprada años después por Chevron- puso 17 juicios contra el Estado, que no se solucionaron.

No se resolvieron, paradójicamente, hasta que llegó su gobierno. Pero a pesar de ganarlos, ya era muy tarde pues basado en la demora, Chevron demandó a Ecuador por denegación de justicia y a causa de ello el país fue condenado a pagar a la petrolera 96 millones de dólares, más intereses, para sumar un total de 112 millones, pagados recientemente a fin de evitar posibles represalias de la petrolera encaminadas a quebrar el país.

El pago se pudo efectuar pues la Unión de Afectados decidió retirar el embargo de los 96 millones de dólares que permanecía en la Corte de la provincia de Sucumbíos, al considerar su posible uso como una herramienta de "chantaje" contra el Ejecutivo.

Con la decisión, los afectados impidieron a la petrolera estadounidense "utilizar esta deuda como un mecanismo para obligar al Ecuador a someterse a sus intereses", explicó en rueda de prensa Humberto Piaguaje, presidente de la Unión. Durante casi 30 que operó en la Amazonía, la empresa Texaco, fusionada a Chevron en 2001, derramó 16,8 millones de galones de petróleo en el ecosistema, vertió otros 18,5 mil millones de galones de aguas tóxicas en los suelos y ríos, y quemó al aire 235 mil millones de pies cúbicos de gas.

La explotación de hidrocarburos desde 1964 hasta 1992 sin cumplir las normas ambientales, dañó dos millones de hectáreas de la Amazonía ecuatoriana y afectó a miles de personas, quienes exigen indemnización desde hace años, aunque eso no compense todos los problemas ocasionados ni la pérdida de vidas.

Fuente: Prensa Latina